CITAS
Utiliza en la vida los talentos que poseas: el bosque estaría muy silencioso si sólo cantasen los pájaros que mejor cantan. - Henry Van Dyke

Retos para la transformación de las compañías.

Berta Ortega, Directora de Operaciones de Servicio de ADP Iberia

“Retos para la transformación jurídica y digital de las compañías”.

La pandemia, además de acelerar la transformación digital de organizaciones de todos los ámbitos y sectores, ha provocado que la gestión de los Recursos Humanos se haya tenido que enfrentar a un panorama regulatorio en constante evolución. Entre otros aspectos, las organizaciones han tenido que adaptarse a una nueva ley de trabajo a distancia, nuevos procedimientos y metodologías de trabajo para los empleados, capacitaciones para los gestores y una nueva ley de igualdad. Estos cambios no han resultado ni fáciles de entender, ni fáciles de gestionar, ni su puesta en marcha ha sido sencilla. Y, se ha debido, en gran medida, a la rapidez en la que las compañías han tenido que implantar dichos cambios, por no hablar de la ambigüedad de los mismos. Además, cada uno de ellos requería un extra de dedicación para ser gestionado adecuadamente.

A pesar de todos los obstáculos encontrados durante estos meses, si observamos la situación desde otro ángulo, también podemos ver la oportunidad que ofrece a las empresas de apostar por aquellas habilidades y capacidades en las que quizás deberían haber invertido antes de la pandemia: ser más digitales, estrategias basadas en datos y en la nube, tener estructuras de costes más flexibles, operaciones más ágiles o un mayor nivel de automatización. Una nueva etapa que tendrá como eje principal un cambio constante y en la que será imposible operar con modelos preestablecidos y rígidos.  Partiendo de este escenario, también es necesario tener en cuenta que la variable “Recursos Humanos” no se podrá clasificar como una mera “herramienta” que puede ser manipulada por cualquier software o solución informática.

Nuestro último estudio, Workforce View 2020”, en el que hemos entrevistado a más de 11.000 trabajadores en todo el mundo, afirmaba que el 84% de los encuestados siguen siendo optimistas sobre las perspectivas a medio plazo de mantener su puesto de trabajo tras la pandemia. Por edades los trabajadores más jóvenes (25-34) siguen siendo los más optimistas sobre los próximos 6 meses (82%). La cifra desciende 25 puntos si se mide entre los mayores de 55. Aunque hay que decir que esta brecha se reduce si se mide el optimismo en los próximos 5 años. Por otro lado, el informe también indica que el 32 % de los empleados de España aceptaría un recorte salarial para conservar su puesto de trabajo debido a la crisis sanitaria. Y que en mayo de 2020 trabajaron una media de 5,11 horas a la semana gratis, lo que supuso un incremento con respecto a las 4,6 horas a la semana registradas en enero de 2020. Estas cifras confirman el impacto que ha tenido el virus y cómo las consecuencias están ya siendo patentes. Pero surgirán otras que no sabemos de qué naturaleza serán.  E, inevitablemente, todas ellas tendrán una base jurídica y legal.

Externalización de procesos y migración a la nube: claves para afrontar nuevos desafíos

Las empresas deben entender cómo contextualizar el plan de transformación de la nueva gestión de los Recursos Humanos en 360 grados: desde nóminas hasta bajas parentales, cuarentenas, trabajo en remoto, y otros aspectos jurídicos relacionados con el nuevo ecosistema laboral. Sólo así será posible enfocar adecuadamente la solución para saber adaptarse a cualquier cambio en las regulaciones.

La apuesta por alternativas tecnológicas será clave ya que permiten un enfoque más estratégico centrado en la gestión del negocio y garantizan la flexibilidad y agilidad necesaria para realizarlo con éxito. Y la migración a la nube será la palanca para que usuarios y corporación tengan la posibilidad de acceder y gestionar toda la información desde cualquier punto y en cualquier momento.

Contar con un socio externo cualificado para la gestión de nóminas aportará mayor valor y diferenciación al negocio ya que sus conocimientos posibilitan la identificación de aquellas soluciones más idóneas y escalables para cada necesidad sabiendo que dichos métodos de gestión pueden cambiar de manera drástica de un día para otro. Otra de sus competencias será la de ayudar a la dirección a comprender lo que sucede fuera del perímetro de su comunidad empresarial (clientes, proveedores, instituciones, etc.) y que ahora influye más que nunca. Es cuestión de ubicar a la empresa en el contexto adecuado y que cada decisión que se tome dentro esté en línea con lo que sucede fuera de su perímetro.

Nos encontramos ante un desafío que afecta todos los niveles organizativos: desde el operativo a la gestión, desde el de los proveedores al de la competencia, el de los empleados y sus formas de reaccionar ante las nuevas situaciones que van surgiendo. Por ello, solo si afrontamos el reto compartiéndolo con el socio adecuado podremos competir en un marco económico, social y, sobre todo, jurídico.

Todavía no hay comentarios en "Retos para la transformación de las compañías."

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.