CITAS
Así como el ignorante está muerto antes de morir, el hombre de talento vive aun después de muerto. - Publio Siro

La transformación digital precisa de un aprendizaje constante

El vertiginoso ritmo de cambio que se está experimentando causado por la digitalización, es un hecho, tanto que la mayoría de las empresas son incapaces de mantenerlo y de seguir esta gran ola de transformación. A ello se añade, que la pandemia ha acelerado aún más la velocidad de estos cambios, acortando los ciclos de vida de las empresas, de sus productos y servicios, y consecuentemente provocando que compañías que ayer eran líderes en su categoría, hoy no encuentren su espacio y no entiendan el por qué, mientras son sustituidas por otras con modelos en los que la tecnología y la digitalización de los procesos garantizan para sus clientes productos o servicios mejorados

Y es que el nuevo cliente digital y la tecnología nos obligan a adaptar radicalmente los procesos y canales, a crear nuevos modelos de negocio, a interactuar con otras empresas en procesos colaborativos… en definitiva, supone un cambio estratégico y sucesivo que afecta a la cultura, a la organización, a las operaciones y a todas las relaciones con los clientes, por la integración inteligente de las nuevas tecnologías.

Pero, lógicamente, esta transformación es muy desigual entre compañías grandes y pequeñas, incluso de un mismo sector, lo que implica que, aunque constantemente generalizamos cuando hablamos sobre los retos y pasos a seguir en estos procesos de transformación, en la práctica debería ser una estrategia adaptada a la realidad y las necesidades de cada compañía.

Las grandes empresas tienen la capacidad de elevarse sobre el día a día y visualizar un futuro para su negocio. A partir de ese análisis y visión, se construye la estrategia de transformación digital. Pero la realidad para la mayoría es mucho más compleja. En un entorno económico en el que las microempresas son absolutamente mayoritarias, la capacidad de transformación es muy limitada y se debe centrar, inicialmente, en un equilibrio entre aprendizaje e incorporación progresiva de las tecnologías adecuadas a las necesidades de la empresa, en las diferentes fases de su digitalización.

Según los datos sobre el número de empresas, publicados en ipyme.org el pasado mes de febrero, en España existen 2.877.859 empresas, de las que solamente 4.782 son grandes; es decir, un 0,17% del total o, dicho de otro modo, el 99,83% de las empresas españolas son PYMES.

Sin embargo, en lo que sí coinciden totalmente grandes y pequeñas compañías es en la necesidad de impulsar una cultura y un digital mindset, que garantice la transformación de la compañía, a partir de aprendizajes constantes y sucesivos de los profesionales y de la propia organización.

Esto implica nuevos conocimientos, enfoques diferentes y desarrollos que van a exigir el manejo de nuevas competencias digitales, cada vez más avanzadas, que requiere de un marco de gestión del conocimiento, que garantice el avance sólido de la transformación, y en esto la gran mayoría falla, pues, aunque el conocimiento fluya, en muchas ocasiones se pierde.

No obstante, hay una serie de claves que se deben tener en cuenta en el desarrollo de los profesionales y de las organizaciones, que se hacen reales por el estudio y ejecución de los aprendizajes. Así debe de haber una predisposición a la agilidad y a la eficiencia, mediante modelos de escala; una orientación total hacia las personas, porque éstas son el eje de la transformación; un conocimiento del manejo de datos e información a partir de múltiples fuentes; entendimiento de las nuevas tendencias tecnológicas, sus posibilidades y los cambios que plantean en el negocio; necesidad de modelos experienciales en los productos y servicios; y, por último, un entendimiento preciso de la comunicación con el cliente digital, en un entorno totalmente omnicanal.

La estrategia de transformación solo será viable si los profesionales avanzan y conectan con las tendencias que realmente les afectan. No es posible una transformación realmente exitosa, sin el aprendizaje constante de cuestiones esenciales y el desarrollo de habilidades, cada vez más avanzadas, de los profesionales que la componen.

Todavía no hay comentarios en "La transformación digital precisa de un aprendizaje constante"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.