CITAS
No existe gran talento sin gran voluntad. - Honoré de Balzac

¿Cómo ven empresas y trabajadores el futuro del teletrabajo?

Rosa M.ª Sáinz

@rosreporter20

https://www.linkedin.com/in/rosamsainzpena/

La pandemia de la COVID-19 ha tenido un impacto disruptivo en los mercados laborales de todo el mundo durante 2020 y muchos trabajadores se han visto obligados a adaptarse de forma acelerada a realizar las labores profesionales desde sus domicilios al cerrar las oficinas y otros centros de trabajo. Es decir, han tenido que teletrabajar. Este concepto, teletrabajo, trabajo a distancia o trabajo remoto, se ha popularizado durante la crisis sanitaria e, incluso, el término ha sido uno de los candidatos a la palabra del año 2020 para la Real Academia Española.

El uso del teletrabajo se ha multiplicado en los momentos más duros del confinamiento respecto a sus valores anteriores, como consecuencia directa de la crisis sanitaria. En el caso de España, y según datos de Adecco , en el primer trimestre de 2021 España contaba con 2,86 millones de personas que teletrabajaban, al menos ocasionalmente. Esta cifra supone un incremento de 1,2 millones de personas respecto a 2020 (+74,2%) y sitúa el total de teletrabajadores en el 14,5% de las personas ocupadas. Todas las Comunidades Autónomas presentan crecimientos interanuales en este indicador, con ejemplos por encima de la media como la Comunidad de Madrid (+200%) o Cataluña (+119%). Las cifras muestran incrementos importantes y significativos, pero España está en general bastante por debajo de los países del entorno en esta modalidad laboral. Frente a esa proporción del 14,5% de teletrabajadores sobre el total de personas ocupadas, la media de la Unión Europea se sitúa en el 21,5%.

El punto de vista de las empresas y las Administraciones Públicas

Un análisis realizado por Vodafone  sobre el teletrabajo en España ofrece algunas pistas sobre las tendencias presentes y futuras desde la óptica de las empresas y de las Administraciones Públicas. En el caso de las empresas, a medida que aumenta el tamaño de las organizaciones crece el protagonismo del teletrabajo durante los meses de la pandemia. En un extremo se sitúan las grandes empresas, en las que la implantación del teletrabajo ha sido mayoritaria (94%), partiendo del hecho que ya contaban con porcentajes consolidados de teletrabajadores antes de la pandemia (50%). En el extremo opuesto, el teletrabajo en las microempresas se ha duplicado hasta alcanzar un limitado 30% durante los meses de un confinamiento más intenso. Las Administraciones Públicas, por su parte, han pasado de una implantación del teletrabajo antes de la pandemia del 18% a un máximo durante el confinamiento del 91%.

A corto plazo, el análisis muestra que todas las organizaciones planean reducir su nivel de teletrabajo, pero las empresas, sea cual sea su tamaño, estiman mantener niveles ligeramente superiores a la situación previa a la pandemia. Sin embargo, en el caso de las Administraciones Públicas el porcentaje de teletrabajadores podría estabilizarse en un 55%, lo que supondría un incremento notable respecto a la situación previa.

Desde la óptica de la preparación al teletrabajo, las empresas españolas consideran que disponían de las soluciones necesarias para la implementación del esta modalidad laboral durante la pandemia. La mayoría de las compañías se consideraban preparadas para el teletrabajo cuando se inició la crisis sanitaria, situándose a la cabeza de esta opinión las grandes empresas (87%) y las pymes (84%). Sin embargo, las Administraciones Públicas creen que han estado menos preparadas para hacer frente al teletrabajo durante la crisis de 2020.

El punto de vista de los trabajadores

Según los resultados de una encuesta de PwC realizada a trabajadores de 19 países  (entre ellos España) sobre sus expectativas y temores acerca del mercado laboral del futuro, los empleados lo tienen muy claro: para la vuelta a la normalidad después de la pandemia van a demandar una mayor flexibilidad laboral y apuestan por fórmulas híbridas entre lo presencial y lo virtual. El 72% de los encuestados que han trabajado a distancia durante la pandemia prefiere una forma de trabajo híbrida, cifra que sube al 74% en España, mientras que al 19% le gustaría no volver a una oficina física y trabajar totalmente a distancia y solo el 9% demanda volver a trabajar como antes de la pandemia. Además, más de la mitad de los encuestados espera que el teletrabajo sea una parte permanente de la oferta laboral de sus empresas, que van a necesitar a partir de ahora diferentes tipos de espacios físicos.

En la misma línea, un análisis de Microsoft  con datos de 31 países muestra que los trabajadores quieren lo mejor de ambos mundos (virtual y presencial): el 73% pide que se mantengan las opciones de teletrabajo, mientras que el 67% anhela más tiempo de contacto personal y de colaboración presencial. Estas demandas y tendencias van a obligar a las compañías a rediseñar los espacios físicos para acomodar mejor los entornos de trabajo híbridos. En definitiva, los trabajadores piden niveles más elevados de flexibilidad y la implantación de modelos de trabajo híbrido, circunstancias que definirán los espacios de trabajo en la era post pandemia.

Finalmente, en la misma línea, un informe realizado por el IESE y Savills Aguirre Newman  mediante encuestas en 11 países concluye que solo un 12% de los empleados trabajaría en remoto todos los días. De ellos, la mayoría son mujeres (64%). En el otro extremo se sitúan los no quieren teletrabajar nunca, que apenas representan un 4% de la muestra. El 54% de ellos asegura que prefiere trabajar de forma presencial para estar cerca de su equipo. Como resumen, la opción preferida por los empleados es trabajar desde casa tres días a la semana (36%), seguida de la opción de dos días semanales (32%). La edad no tiene un impacto significativo en estas preferencias.

Parece evidente que, en materia de teletrabajo, cuando los efectos de la pandemia se vayan disipando, los niveles de esta modalidad de trabajo van a ser superiores a los que había antes de la crisis sanitaria. El modelo operativo que presumiblemente dominará en ese futuro a medio plazo será híbrido (teletrabajo y presencial) y será uno de los legados de la pandemia. Las empresas aprovecharán los beneficios y la mejora de la productividad que genera el teletrabajo y, a la vez, deberán gestionar las expectativas de los trabajadores y hacer que estos  se sientan parte de la organización y tengan una experiencia de trabajo adecuada. La pandemia ha acelerado muchas de las tendencias existentes en el mundo empresarial. El teletrabajo es una de ellas y va a tener sin duda un papel más destacado en el futuro de las organizaciones.

1 “Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo (II): la evolución del teletrabajo y el empleo a tiempo parcial durante la pandemia”. Adecco Group Institute. 2021.

2 “Observatorio Vodafone de la Empresa. IV Estudio sobre el Estado de Digitalización de las Empresas y Administraciones Públicas españolas”. Vodafone Business. 2021.

3 “2021 Hopes & Fears Survey”. PwC. 2021.

4 “2021 Work Trend Index: Annual Report. The Next Great Disruption Is Hybrid Work—Are We Ready?” Microsoft. 2021.

5 “Un lugar de trabajo sostenible: hacia un modelo remoto y presencial”, IESE y Savills Aguirre Newman. 2021.

Todavía no hay comentarios en "¿Cómo ven empresas y trabajadores el futuro del teletrabajo?"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.