CITAS
Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos. - Elbert Hubbard

¿ Seguro que hay que entrenar el Liderazgo?

La eterna definición de liderazgo , no voy a enumerar todas las que encontramos y si escribo para compartir una preocupación, la fiesta desmedida en solo fijarnos en uno de los ingredientes de esta palabra infinita, en todos los sitios , en cada red, por parte de  personas inteligentes, influyentes, auténticos maestros .

Siendo a través de estas personas, a través de quienes me surge esta reflexión, pido humildemente perdón por anticipado.  No es contraponer, es debatir. Es una inquietud que desde hace unos años va creciendo en mi sin parar.

No hace mucho la última gran frase unía aprendizaje y contexto como piedra filosofal del liderazgo. Es completamente cierto que la neuro plasticidad de nuestro cerebro nos permite aprender y la habilidad de fomentar esta, luchando disciplinadamente para renovar, cambiar. Incorporar conocimientos nuevos es vital para las personas.

Es cierto que promover contextos estimulantes, retadores, también hace que las personas saquen lo mejor de sí mismas. Estos contextos precisamente por lo retadores ya son incómodos y no haría falta hacerlos más incómodos aún.  En alguna situaciones sobre todo en la etapa de dar forma a la creación, de ser creativos en los cómos, los recursos y los elementos que utilizaremos requieren de entornos amables, divertidos y enriquecedores. También en el nacimiento de la idea, para producir las ondas adecuadas en el cerebro, se requiere de un estado meditativo y pleno.

Todo esto es así sin duda, pero faltan cosas importantes …..

¿Liderar para qué? , ¿Con qué gran visión? , ¿Hacia dónde? , ¿Con qué rumbo?… Está claro que esto también  está en el actual ideario, pero ahora solo se da implícitamente en los escritos y conferencias  … pero faltan cosas.

Falta que lideramos a las personas, sí, y además con todos los recursos que tenemos y con los que no tenemos;  falta  que la flexibilidad en el cambio de las decisiones ha de ser una habilidad, eso sí, sin perder de vista nuestra visión; falta que tenemos que saber que lideramos organizaciones, sistemas de los que todo forma parte, no solo las personas, también la tecnología , las instalaciones o los propios  entornos en los que estamos, vendemos, producimos  y convivimos. Todo es más global, incluidos en estos entornos las ahora redes digitales  que ya veremos en que se convierten o evolucionan en los próximos años….. pero aún falta más…

Parece titánico hasta para los mejores. Un Líder no es nada sin un equipo y me refiero al más cercano. Si este equipo no comparte visión, no actúa ejemplarmente , si este equipo no tiene mecanismos claros en la toma de decisiones, en los mecanismos de comunicación en los procesos de creación e innovación, difícilmente iremos consiguiendo las pequeñas metas que nos llevan a nuestra visión.  

Es así que,  tanto los individuos como el equipo han de tener tantas o más cualidades, capacidades  y energía como el líder del mismo. Si no se trabajan en primer lugar estas prioridades  , aparecen los silos, los egos  y al final,  cada uno tira para ganar su pequeña batalla y no para alcanzar una visión compartida, trascendiendo este concepto al propio de la compañía, si bien el alineamiento más puro en la visión nos garantizará resultados…. y aún sigue faltando…

Sí, y es que se nos olvida que lideramos para conseguir resultados. Es cierto que estos se consiguen a través de una excelente experiencia cliente y que esta la proporcionan todos los empleados de la compañía,  por lo que parece clave trabajar aquí con profunda determinación. Y si el resultado es nuestra visión en el periodo que nos hayamos marcado, y también parece obvio que cada empleado debiera trabajar en las cualidades del liderazgo y del equipo que antes señalábamos, no es posible en el momento que vivimos tener autómatas desenganchados o personas ausentes por propia voluntad de un ego mal gestionado o de un jefe «con j» que lo provoca.

Cada transmisor de liderazgo  trabaja, mide y consigue que hasta el último ser humano de su equipo, este alineado, ilusionado y de lo mejor de  sí mismo. Está parece una clave que hace que el liderazgo sea el factor más productivo de una compañía.

Me hace reflexionar el hecho de que si  tenemos un modelo financiero o de gobernanza para la compañía,  así como códigos éticos o normas burocráticas para casi todo (revisable para la creatividad), no tengamos un modelo de liderazgo donde los lideres puedan crecer y las personas que también lideran su propia actividad puedan hacerlo, para proporcionar el mayor y mejor valor posible al cliente y por lo tanto a la compañía. Quiero decir, un modelo que afecte a todas las personas y que esté enmarcado en la Visión que queremos conseguir.

Hay que empezar… pero…  ¿por dónde se empieza?…

Más de tres años después de focalizarnos en el Alto Rendimiento de la mano del About  My Brain Institute y del instituto de Alto Rendimiento Noruego, después de trabajar en procesos de transformación con más de 100 compañías, tenemos la respuesta  …. Allí donde el primer  equipo de la compañía se mide y se alinea,  los resultados  crecen exponencialmente. Aún más,  allí donde se empezó el proceso  con otro equipo natural que no era el que tiene la responsabilidad sobre toda la compañía,  ese equipo o equipos crecen exponencialmente, dejando a los demás equipos mirando, como quien ve pasar el AVE desde un campo de La Mancha debajo de una encina,  y si bien esto provoca deseos de viajar en el tren,  también provoca retos , necesidades y compromisos que hay que gestionar a posteriori.

….. y una vez compartido todo esto, aún falta mucho más, estoy seguro.

Santiago Puebla

Todavía no hay comentarios en "¿ Seguro que hay que entrenar el Liderazgo?"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado