CITAS
Es una enorme desgracia no tener talento para hablar bien, ni la sabiduría necesaria para cerrar la boca. - Jean de la Bruyere

Los siete consejos para sacar partido a programas de formación executive

¿Los directivos españoles necesitan seguir formándose? A tenor de los datos, la respuesta es afirmativa. Según los últimos datos disponibles procedentes de informes del World Economic Forum (2015), España se situó en el puesto 33 en cuanto a la calidad de sus directivos, en el 95 en lo que respecta a la formación de los empleados y en el 59 en el grado de confianza en la gestión profesional. Estos datos, aunque poco alentadores, no son sino un reflejo de la inversión de las empresas españolas en la formación de sus plantillas: un 0,25 % de los costes laborales totales según la Fundación SEPI. En este contexto, es evidente la necesidad de mayor inversión en formación executive y en la elección adecuada del programa.

iKN Spain (antes iiR), empresa dedicada al intercambio de conocimiento empresarial y de creación de networking directivo desde hace 30 años, es un actor referente en programas executive.

Estos programas se ajustan a las necesidades específicas de aprendizaje, especialización y actualización de conocimientos para dar respuesta a las exigencias actuales del entorno empresarial. Su propósito es enriquecer las capacidades y aptitudes de los trabajadores para que se desarrollen profesionalmente, lo que se traduce en mayor productividad, mejor gestión de tareas y valor añadido a las organizaciones, mejorando la competitividad de sus empresas.

Esta trayectoria permite a iKN Spain facilitar siete consejos clave a la hora de incorporarse a un programa ‘executive’ de formación, dirigidos a profesionales y directivos junior y senior:

  1. Sólo alto nivel para garantizar los resultados. Sería recomendable rehusar formaciones intensivas que no alcancen objetivos, temario y ponentes de alto nivel. El programa debe abordar en profundidad los fundamentos teórico prácticos para el desempeño de la actividad como directivo, bajo un enfoque claro, dinámico y con búsqueda constante de feed-back.
  2. La especialización es el camino de ‘baldosas amarillas’. Asegurarse de que el programa trate contenidos especializados, actualizados y adaptados a las necesidades reales. Deben poder ser trasladados al día a día profesional para su inmediata aplicación práctica.
  3. Interactuar para aprender. Di sí a una Metodología didáctica-interactiva. El programa debe estar basado en un enfoque práctico de experimentación en el aula e intercambio de experiencias, que incluya comprensión, análisis y resolución de casos así como dinámicas de reflexión y resolución de problemas reales.
  4. Eres tú y tu circunstancia. Olvídate de los programas que no estén personalizados. El modelo de aprendizaje y la personalización son dos factores que asegurarán la efectividad del programa a la hora de lograr la mejora personal y el cambio real. Se hace necesario elegir itinerarios formativos especialmente diseñados para satisfacer necesidades concretas (en las formaciones individuales) o las de los equipos (en las formaciones in company).
  5. El verdadero nivel aparece con la investigación de los formadores. El equipo docente ha de ser de máxima calidad con instructores expertos en cada materia y área, con dilatada y consolidada experiencia profesional así como cualidades para la transmisión eficaz de conocimientos desde un background de aplicación a los negocios, dispuestos a dar respuesta a las necesidades de especialización y actualización exigidas.
  6. Acreditación. Acepta solo formación y calidad acreditada con un certificado de aprendizaje según las horas de formación impartidas.
  7. La famosa hoja de ruta. Exige un modelo, un ‘action plan’, metodología y herramientas eficaces y probadas para aplicar inmediatamente en tu empresa después de participar en uno de estos programas.

Todavía no hay comentarios en "Los siete consejos para sacar partido a programas de formación executive"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado