CITAS
El talento no es un don celestial, sino el fruto del desarrollo sistemático de unas cualidades especiales. - José María Rodero

¿Ser coach o hacer coaching?

Ante todo quiero dar las gracias al Periódico del Talento por invitarme a participar en este proyecto que me resulta muy interesante. En estas líneas te invito a participar en algunas reflexiones que tengo sobre el coaching y en especial el coaching ejecutivo y organizacional.

Cuando me encuentro con una persona que dice que es coach, siempre me surge la pregunta: ¿Es coach o aplica herramientas de coaching? La misma duda me surge con los que dicen ser jefe. ¿Es jefe porque así lo dice su tarjeta de visita o porque aplica herramientas de liderazgo? Para aplicar las correspondientes herramientas, es suficiente hacer formación, leer libros y ver vídeos en youtube. Ahora bien, para ser coach o líder, en mi opinión se necesita algún que otro ingrediente más.

Hablar del SER me sugiere conceptos como personalidad, identidad, valores, criterio y experiencia. Todos estos conceptos tienen una característica en común: son personales y de un calado profundo. Entiendo que para poder mirar hacia fuera, antes es necesario mirar hacia dentro. Este viaje a tu interior no es fácil, necesita tiempo y, en ocasiones, asusta al toparnos con elementos que no gustan especialmente.

La herramienta por excelencia del coach, es la pregunta. Aquí lanzo algunas para estimular la reflexión de coaches y personas que lideran a otras:

  • ¿Cómo sabes que estas en tu mejor versión para acompañar a una persona?
  • Si esperamos que un cirujano sea una persona emocionalmente estable ¿no deberíamos exigirlo también de un coach, un manager y porque no, también de tus compañeros de trabajo?
  • Cuando las cosas aparentemente no fluyen entre tú y tu interlocutor, ¿es por una necesidad no atendida tuya o de la otra persona?
  • ¿Tienes identificado tu sistema de creencias y sabes cómo impactan en tu relación con los demás?
  • Si una persona te irrita ¿dice más sobre ti o sobre tu interlocutor?

En el curso de la EOI que dirijo, nos enfocamos en aprender como ejecutar un proceso de coaching ejecutivo, enseñamos las herramientas necesarias y, en paralelo, creamos espacios para que los alumnos aprenden a conocerse.

 

¿Y entonces las herramientas de coaching qué?

Pues son perfectas para acelerar los procesos de cambio en personas, equipos y organizaciones. A las personas no nos gusta cambiar, nos gustan entornos conocidos lo que nos da seguridad. En contra, el mundo actual está cambiando de forma continuo y además a una velocidad de vértigo. Y es justo en este entorno que cobran sentido las herramientas de coaching. De hecho su alto valor añadido está provocando que ya no pueden faltar en la mochila del manager del siglo 21.

Mi amigo y compañero de proyecto Iñaki Pérez debatimos mucho sobre cual debería ser la función del líder actual. Más allá de los conceptos de moda como: el líder inspirador o el liderazgo basado en valores, creo que coincidimos en que un líder sobre todo tiene que ser un creador de líderes en su equipo. En este sentido, comparto de nuevo algunas reflexiones:

  • ¿Te atreves a hacer que tu equipo no te necesite?
  • ¿Estás dispuesto a ayudar a que tu equipo encuentre sus limitaciones y no se vea impedido por las tuyas?
  • ¿Te atreves a dar a tu equipo todos los medios y la potestad necesaria para llegar todo lo lejos que ellos puedan y más allá?

 

¿Para que crear líderes en mi equipo?

Veo cada día con más claridad la necesidad de tener un propósito bien definido en el terreno individual igual que en la empresa. Tener un propósito claro va más allá de tener unos objetivos o una visión que nos marca donde querremos estar en el futuro. El propósito responde a preguntas como: ¿Para que estoy/estamos aquí?, ¿Porque me levanto/nos levantamos todos los días? o ¿Qué es lo que me/nos mueve realmente? Siento decepcionarte al comentarte que la respuesta no es “para ganar dinero”.

Un creador de líderes empuja a las personas a encontrar y conectar con el propósito. Esto les da fuerza para asumir la responsabilidad de su propio desarrollo y para trabajar con autonomía en proyectos que les aporta valor igual que a la empresa. Estoy convencido que las herramientas de coaching nos permiten realizar este proceso de reflexión profundo, además de facilitarnos el dinamismo necesario para adaptarnos a los cambios que se presentan día tras día (Auto-liderazgo).

 

Por Jan C.M. Vos, Socio Director de Configuras y Director del Curso Superior en Coaching Ejecutivo y de Equipos de la EOI.

Todavía no hay comentarios en "¿Ser coach o hacer coaching?"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado