CITAS
Para algunas cosas disponemos de un talento natural; otras hay que aprenderlas. Algunas cosas, sencillamente, somos incapaces de hacerlas. - Sidney Lumet

El impacto de los beneficios sociales en la estrategia de Employer Branding

Employer Branding es un término que ha ganado protagonismo en los últimos tiempos. Grandes marcas invierten anualmente millones de euros en este tipo de estrategias de posicionamiento, con el objetivo de continuar la senda de buenos resultados que han obtenido en materia de atracción del talento. Up SPAIN, empresa especializada en beneficios sociales para empresas, ha identificado los factores que intervienen en las experiencias de los empleados, en la imagen que éstos proyectan y cómo eso repercute en la percepción de futuros candidatos y clientes de las compañías.

El enfoque de toda estrategia de Employer Branding dentro de una empresa debe ser doble: interno y externo. Para que los empleados se conviertan en embajadores de la marca de la compañía deben sentirse parte de la misma. Un sentimiento que, después, debe ser proyectado a través de las redes sociales, portales de empleo y webs corporativas a fin de lograr captar el talento de otros profesionales.

En este sentido, la inversión en beneficios sociales para empleados cobra una especial importancia. No se trata sólo de las acciones o medidas que se tomen con el objetivo de mejorar la imagen de la empresa de cara a la plantilla de trabajo, sino también la de reforzar el sentimiento de compromiso, unidad y confianza que éstos depositan en el trabajo que desarrollan diariamente.

La clave de la motivación profesional debe nacer del propio interés de la organización por mejorar los productos y servicios que destinan a sus trabajadores. Para ello, hay que tratar de identificar las necesidades de cada uno de los empleados.

Las organizaciones son cada vez más diversas. El futuro va encaminado a la creación de equipo multiculturales, con miembros de diferentes generaciones, razas o religiones que entienden el trabajo de formas distintas. Por eso es vital no sólo identificar a los grupos y conocer sus intereses grupales, sino también conocer sus discrepancias y generar un ambiente dinámico que permita actuar de forma concreta ante situaciones de personas con necesidades específicas o puntuales.

Un ejemplo claro de la importancia que están cobrando las inversiones en beneficios sociales ligados a la flexibilidad y la conciliación es que se trata de uno de los requisitos más valorados por los que ya están siendo una de las principales fuerzas de trabajo en la actualidad: los Millennials, los cuales -según algunas previsiones- representarán el 95% de los empleados en 2025.

Para Nacho Gimeno, Director Comercial de Up SPAIN, los beneficios sociales representan “la herramienta idónea para motivar a los empleados optimizando su retribución y mejorando así su calidad de vida”.

La fidelización del capital humano busca apoyar la construcción de una marca reconocida como buen empleador, tanto para los empleados actuales como para los futuros talentos. Y no solo es importante para posicionar la marca hacia el exterior, sino también para proyectar la imagen de la compañía desde dentro, involucrando a los empleados para que se sientan implicados. Las organizaciones se han percatado de que contar con una plantilla feliz, motivada y valorada tiene un reflejo directo y positivo en la cuenta de resultados”, explica Gimeno.

Todavía no hay comentarios en "El impacto de los beneficios sociales en la estrategia de Employer Branding"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado