CITAS
Por encima del talento están los valores comunes: disciplina, amor, buena suerte, pero, sobre todo, tenacidad. - James Baldwin

Entrevista a Irene García Perulero

Mujer, madre, bióloga molecular, feminista, experta en violencia obstétrica. Bloguera del 2002. Comunicadora, escritora, divulgadora de temas de maternidad, sexualidad femenina, violencia de género y salud materno-infantil. Coautora de Una Nueva Maternidad. Co-Directora de Cangurosymas.es. Co-creadora de Infancias Libres y Ni Putas, Ni Princesas. Creadora de La Maternidad y el Encuentro con la Propia Luz. En la actualidad colaboro para blogs y comunidades online como el Cuaderno de Valores de Educo y las formaciones Pedagogía Blanca, Mujeres Empoderadas y Asesoras Continuum.

¿Qué es “Ni héroes, ni villanos”?

Es un programa formativo que consta de 8 módulos distribuidos en 12 semanas. Está enfocado a mujeres que deseen educar a niños varones y ayudarles a desarrollarse en equidad. Indudablemente las mujeres formamos el colectivo desfavorecido en cuánto a género, no obstante, los planteamientos de género del patriarcado también influyen a los hombres intensamente, aunque los privilegios sociales se depositen en ellos, son planteamientos y estereotipos que no les favorecen.

¿Porqué uno para niñas y otro para niños?

Cómo te decía, los estereotipos de género no son iguales para hombres y mujeres por lo tanto las herramientas que influyen en nuestro desarrollo a la edad temprana no son las mismas. Hacer los problemas generales, la discriminación positiva o las medidas tomadas hasta ahora no resuelven los problemas de identidad de género, ya que es una construcción social. Cada género otorgado por el sistema tiene sus limitaciones según el mismo sistema, y la sociedad no influye igual ni exige lo mismo a cada persona en dependencia de su género y su educación.

¿Cómo surge la necesidad?

A mi hermana y a mí, mi madre nos había educado sin limitaciones de género, pero la sociedad se había encargado de inculcarme unos protocolos válidos de comportamiento social que, hasta el final de la Universidad, los toleraba más o menos bien. Yo personalmente, descubrí el engaño del sistema, la indefensión de las mujeres y más concretamente de las madres tras perder mi puesto de trabajo cuando me quedé embarazada. Mi visión cambió y empecé a darle sentido a muchas cuestiones incomprensibles sobre la igualdad. Fue entonces cuando se empezó a engendrar en mi cabeza un proyecto educativo enfocado a las madres de niñas según las necesidades que yo veía a mi alrededor y las mías propias. Posteriormente y gracias a Mónica Serrano dimos a luz a “Ni
putas, ni princesas”, del cual llevamos 4 ediciones en 2 años. Llevaba mucho tiempo dándole vueltas a una formación que capacitase a todas las madres del mundo en la educación en equidad y creo que lo estamos logrando precisamente siendo un programa de educación continua y viva a través de las redes sociales, de hecho, el programa para niños varones nace de la solicitud de nuestras suscriptoras.

Entonces el curso que comienza hoy, 9 de marzo, es “Ni Héroes, Ni Villanos” y es una herramienta para la educación en equidad de niños varones, ¿cuáles son las claves interesantes, los objetivos? ¿por qué deberíamos inscribirnos todas?

A través de material audiovisual vamos a descubrir cómo se construye la masculinidad socialmente y sus trampas en el patriarcado, pondremos a prueba diferentes herramientas con la intención de educarles en igualdad y veremos sus resultados y el peso de la sociedad en la construcción del ser, entonces construiremos nuevas herramientas para que así les sea más fácil gestionar emociones y decisiones en su madurez. Porque no educarse en los estereotipos establecidos es mucho más fácil que posteriormente salirse de ellos; porque la principal desventaja de la educación para la equidad es que suele empezar demasiado tarde. Para proteger a los niños del impacto del medio, principalmente del audiovisual,pero también en la socialización discriminatoria que se ejerce en todos los ámbitos públicos; para educar a niños no complacientes capaces de tomar decisiones autónomas, asertivas y conscientes de su individualidad y capacidad de elección; para ayudar a los niños en el desarrollo
del pensamiento crítico y la importancia de saber decir NO, muy importante durante la adolescencia, y para acompañarlos en un desarrollo sexual y afectivo pleno y libre de estereotipos violentos.Principalmente como escudo y soporte de la violencia machista.

Todavía no hay comentarios en "Entrevista a Irene García Perulero"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado