CITAS
El talento se desarrolla en lugares tranquilos, el carácter en el tumultuoso curso de la vida. - Goethe

Presentación de RRelatos HHumanos de Manuel Pozo Gómez, Coordinador literario

Relatos Humanos cuenta la historia de cómo viven los empleados y directivos la aventura de un negocio al que no le queda más remedio que adaptarse al cambio para no desaparecer y donde no dejan de sucederse situaciones tan reales como la vida misma: despidos, promociones, prejubilaciones, cambios en la dirección, etc.

Sus diez autores, directores de Recursos Humanos, descubren su visión sobre las experiencias y vivencias de las personas que conforman las empresas y cómo abordan los retos de la gestión humana en su día a día.

Manuel Pozo Gómez, Coordinador literario ha realizado la siguiente presentación del libro:

Irene Díaz de Otazu es directora de Recursos Humanos de una gran empresa. He pensado en ella con bastante frecuencia este último año. Me la imagino muchas veces andando por los pasillos de Green Technology, su empresa, siempre con viveza, con unos collares llamativos que se le mueven de un lado a otro al ritmo que marca su firme taconear.

Tiene una conversación muy agradable, aunque es verdad que habla sin rodeos y va directa al grano. Vamos, que no se anda por las ramas, como ella misma dice. No es muy alta, se podría decir que es de estatura media, y está un poco gordita porque a veces le puede la ansiedad y abusa de los dulces. Cuando la llamo o le escribo un correo tarda mucho en contestar, por lo que pienso que está siempre muy ocupada y el poco tiempo libre que le queda lo dedica a estar con su familia, con su marido y sus hijas. Aunque es de Bilbao le gusta mucho Cádiz y, cuando puede en verano, se pierde en la Costa de la Luz para pasar unos días.

También sé que ha ido evolucionando con el tiempo. Eso nos sucedea todos. Ha pasado de ser una mujer llena de ilusión, con fuerza para liderar un proyecto, a ser una mujer desencantada, que lucha por encontrar el equilibrio entre su vida, su familia, su trabajo y sus ideas. Ahora es una mujer menos inocente y más dura. Hay muchos factores que influyen: la familia, la crisis económica, el estrés en el trabajo, la necesidad de tomar decisiones difíciles con las que a veces no está de acuerdo, etc.

¿Esto te suena, verdad?

Irene Díaz de Otazu es un personaje de ficción, no existe en carne y hueso pero, sin duda, ya es una realidad literaria. O quizás Irene sí existe y nos la podemos encontrar en un pasillo o en un despacho de 12 una empresa indeterminada, probablemente de Madrid o de sus alrededores.

En ese caso, Irene habrá adoptado un gesto, una postura, una expresión de alguno de los escritores que la han creado, porqueen Irene hay mucho de cada uno de los autores que participan en esta antología. Entre otras cosas, todos son directores de Recursos Humanos, como ella. Como contrapartida, si a Irene la podríamos ncontrar en cualquiera de las empresas para las que trabajan los autores de este libro, a ellos nos los podemos encontrar entre las líneas de sus páginas. A todos, sin excepción. Estarán en la máquina del café, sentados en su despacho pensando cómo mejorar las cosas, discutiendo en una reunión, deambulando por los pasillos o colgados del teléfono, pero todos irán apareciendo en estas páginas.

En el relato «Como el café», de Lorenzo Rivarés, que hemos elegido para comenzar esta colección, uno de los personajes dice que la vida es como el café: «huele dulce, pero sabe amarga». Es cierto que en la vida nos movemos de un extremo a otro, de lo dulce a lo amargo, y que a nuestro personaje y a la empresa de ficción que hemos recreado no tenía por qué pasarles algo distinto. Estoy convencido de que los directores de Recursos Humanos son como todo el mundo. ¿Has pensado alguna vez en cómo es un director de Recursos Humanos de una gran empresa? ¿Es indolente o sufre? ¿Disfruta con su trabajo o lo aborrece? ¿Se conmueve cuando tiene que despedir a alguien o se muestra impasible? ¿Cómo es, en definitiva, el camino que recorre desde lo dulce a lo amargo?

rrhh-lid-2

Yo sé que les gusta hacer deporte, aislarse con su familia, comer o cenar con amigos, discutir de fútbol, fumar, hablar de su trabajo, ir a la playa, leer, etc. Te aseguro que es así porque conozco muy bien a Irene Díaz de Otazu y ella hace todas estas cosas y muchas más. Me gusta salir con ella de copas o a cenar y hablar sin prisas de sus cosas y de las mías, de nuestras cosas. Es en estas conversaciones donde sale a relucir la Irene coqueta, fiable, leal, inteligente y segura de sí misma. La que se confiesa y responde con sinceridad a todas las preguntas que se planteaban antes. Entonces yo me pierdo y ya no sé si estoy hablando con ella o con sus creadores, pero la miro a los ojos y me parece que puedo confiar en ella y descubro que en las distancias cortas es capaz de seducirme.

Irene es mujer, es madre, es esposa, es directora de Recursos Humanos y tiene muchas dudas. Todas las dudas que exige un cargo de responsabilidad, pero no por ello deja de actuar con firmeza cuando la ocasión lo requiere. En esto, estoy seguro, se parece mucho a los autores de este libro, que sin duda se mueven a diario entre lo dulce y lo amargo del café.

En muchos momentos de la antología aparece una dualidad en la que la persona se opone a la directora, el doctor Jekyll frente a míster Hyde. Juan Antonio Esteban lo describe de forma magnífica con un juego de perspectivas en su relato «Un hilo muy fino», en el que el lector tendrá difícil discernir entre la realidad y la ficción. Y lo tendrá difícil porque el autor se plantea de una forma descarnada hasta qué punto se implica un director de Recursos Humanos en las decisiones que adopta: ¿le afectan en su vida personal, en su vida familiar? ¿Se encuentra solo en la toma de decisiones? ¿Se puede acostumbrar a su trabajo? Pero, sobre todo, el autor se plantea una pregunta que remueve las conciencias: ¿quién le da derecho al director de Recursos Humanos para decidir sobre la vida de los demás?

Poco a poco esta colección de cuentos nos va descubriendo los aspectos más personales, más privados de Irene, por un lado, y los más profesionales, por otro. Enrique Rodríguez Balsa en «El adiós de Juan Manuel Larrea», Juan José Valle-Inclán en «La esfera» y Tomás Otero en «El sótano» nos hablan de la mujer que atiende a sus sentimientos.

Luis Expósito en «El veterano», Julio Rodríguez Díaz en «El funeral» y Carlos Cid en «Un escarmiento» nos hablan de la directora de Recursos Humanos que cumple su cometido de una forma funcional. Gracias a estos relatos conoceremos a una mujer cercana y receptiva, digna de confianza, pero también a una mujer que por momentos se siente sola y es capaz de traicionar a los suyos.

Cada autor busca algo distinto y siente algo distinto, y cada lector encontrará un personaje con el que identificarse. Es un libro de muchos personajes, es la vida de una empresa, son los sentimientos, la responsabilidad, la culpa, el amor, la duda, etc. Cualquiera de las cosas que te pueden afectar a ti, o a mí. Tanta es la diversidad de personajes que Ana López Seisdedos, en el relato titulado «Luz»,  14 se adentra en la existencia de dos de ellos, Luis Rivera y Esteban Orozco, que cambiarán el ritmo de vida de la empresa. Gracias a esta incursión en el pasado, el lector tendrá información que desconoce el resto de los personajes y así, conociendo a Luis y a Esteban, no le será difícil suponer que «Irene tiene miedo», genial título para el relato de Rosa Allegue, que nos sitúa ante la Irene más vulnerable.

Conocer a Irene ha sido un placer y estoy seguro de que mi relación con ella no va a terminar aquí, porque romper una relación así se me antoja muy difícil. En el relato que acabo de mencionar –«Irene tiene miedo»–, la autora nos habla de la necesidad de tener alguien con quien hablar, un cómplice, un amigo, y de la dificultad que supone elegir entre dedicarle más tiempo a la vida familiar o a la profesional. Acércate al libro, a Irene y a los autores, y conviértete en su cómplice, en ese confidente a quien contarle un secreto. Te invito, como lector, a que vayas leyendo los relatos poco a poco y, si puedes, escarba con cuidado entre las líneas de este libro para identificar a los creadores de Irene Díaz de Otazu. Vas a disfrutar, estoy seguro.

Todavía no hay comentarios en "Presentación de RRelatos HHumanos de Manuel Pozo Gómez, Coordinador literario"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado