CITAS
Por encima del talento están los valores comunes: disciplina, amor, buena suerte, pero, sobre todo, tenacidad. - James Baldwin

La formación, reto y respuesta para las empresas

En un contexto laboral como el actual, donde las formas y maneras de hacer las cosas evolucionan a nivel de vértigo, y donde los profesionales se enfrentan a retos cada vez más complicados, la formación se convierte en uno de los elementos clave para mejorar el rendimiento y la motivación de nuestros trabajadores.

Es más, cuando en nuestro ámbito o sector de trabajo se introducen cambios, la formación se convierte en el elemento diferenciador que nos permite estar al día. Es por ello que, detectar las necesidades de formación que se pueden producir en nuestra organización, se convierte en indispensable para garantizar que nuestros equipos pueden asumir el trabajo que se les demanda.

Pero, ¿Qué formación impartir? ¿Cómo hacerlo? ¿En qué momento? Éstas son sólo algunas de las cuestiones a las que los directores y responsables de RRHH se plantean a la hora de afrontar el plan de formación en sus plantillas.

Escuchar a nuestros trabajadores y conocer sus inquietudes a través de posibles entrevistas de evaluación, nos permitirá saber y definir el plan de formación de la empresa y establecer una guía de trabajo que se adecue a dicho plan. La formación es una inversión, por lo que está debe ser de calidad y con el mayor enfoque posible. Otro posible sistema de evaluación del personal, podría ser a través de un 360º, para tener una visión de las fortalezas y debilidades de nuestros trabajadores. Será un punto de partida muy realista para establecer un posible plan de formación dentro de la empresa.

Debemos tratar que la formación sea cercana a la realidad de los trabajadores, para que se sientan satisfechos, y tengan la sensación que les será realmente útil, de este modo conseguiremos que tengan ganas de seguir aprendiendo.

Es importante recibir una buena formación, no vale cualquier cosa en cualquier momento, sino aquella que se necesita, fijando un calendario adaptable a las necesidades de la empresa y a la disponibilidad del trabajador. También es fundamental contar con el profesional más adecuado para impartir cada acción formativa en función de cada colectivo.

La utilización de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo para bonificar la formación que las empresas realizan para sus trabajadores, es otro punto clave a trabajar. Hemos de tener en cuenta que en año 2015 la media de crédito dispuesto del total disponible para las empresas de menos de 500 trabajadores fue de menos del 20%, por lo que queda un margen importante del crédito que disponen que al no utilizar, pierden.

Cualquier empresa de cualquier sector, puede formar a sus trabajadores con independencia de su tamaño, mejorando su competitividad. El no utilizar los recursos que tenemos a nuestra disposición por parte de la Administración es una oportunidad de ALTO VALOR, que estamos desaprovechando.

Desde Gros Monserrat, asesoramos a empresas en este sentido, definiendo formaciones que les ayuden en su día a día, y solventando posibles necesidades. El éxito de nuestro sistema se refleja en nuestros innumerables clientes que nos contratan a año a año la formación de sus equipos.

Autora: Elisabeth Ruscadella, Responsable del área de formación dentro de Gros Monserrat.

Todavía no hay comentarios en "La formación, reto y respuesta para las empresas"

    Escribir un comentario

    Su email no será publicado