CITAS
El talento no ha de servir para saberlo y decirlo todo, sino para saber lo que se ha de decir de lo que se sabe. - Mariano José de Larra

Los contratos de formación se han triplicado en España

Los contratos de formación formalizados en España han alcanzado durante el primer semestre de 2015 su nivel más alto de los últimos seis años, según un análisis elaborado por el especialista en Recursos Humanos, Randstad, sobre datos del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) entre 2010 y 2015.

Según el informe de Randstad, de enero a junio se han firmado más de 83.800 contratos, el triple que en 2010, año en el que se formalizaron más de 24.900. Respecto al mismo periodo del año anterior, los trabajadores que han firmado un contrato de formación se han incrementado un 23,7%, lo que supone que este tipo de contratación ha registrado tres años de incrementos consecutivos.

Del total de contratos formalizados durante los seis primeros meses del año, los de formación suponen el 0,98%, frente al 0,38% de 2010. Desde 2012, esta modalidad de contratación ha incrementado su presencia en el mercado laboral.

Los profesionales con educación superior, los que más contratos firman

Del total de contratos de formación registrados (83.800), el 64,9% ha sido a trabajadores con educación secundaria o superior. Es decir, dos de cada tres contratos los han firmado profesionales pertenecientes a este colectivo. Por su parte, los contratos de formación realizados a profesionales con estudios primarios suponen el 35,1% del total.

Randstad destaca que los profesionales con educación superior son el colectivo que más se beneficia de los contratos de formación. Durante el primer semestre del año, más de 54.400 trabajadores con educación secundaria o superior han firmado un contrato de este tipo. Estos profesionales han experimentado un incremento del 17,9% respecto al mismo periodo del año anterior, cuando se registraron más de 46.100. Respecto a 2010, se ha duplicado su presencia en el mercado laboral, ya que han pasado de 21.300 a 54.400.

Más de 29.400 profesionales con estudios primarios o inferiores han firmado un contrato de este tipo de enero a junio de 2015. Este grupo también ha evolucionado de manera positiva (+10%) cuando se compara con el mismo periodo del año anterior. Esta modalidad de contratación a trabajadores con educación primaria o inferior se ha incrementado de manera constante desde hace seis años. Respecto a 2010, los contratos de formación se han multiplicado por ocho, pasando de más de 3.500 a más de 29.400.

La Rioja, Asturias y País Vasco, regiones donde más aumentan

Todas las comunidades autónomas, a excepción de Cantabria (-42,6%), han aumentado sus cifras de contratos de formación durante el primer semestre del año. La Rioja es la comunidad autónoma que ha experimentado un mayor aumento respecto a los seis primeros meses de 2014, con una variación positiva del 90%.

Le siguen Asturias, País Vasco y Castilla y León, todas ellas con crecimientos por encima del 40%. Comunidad Valenciana, Madrid y Extremadura también se sitúan por encima de la media nacional (+23,7%) con un incremento del 37,7%, 34,7% y 31,1%, respectivamente.

Por debajo de la media nacional, se encuentran Cataluña (22,9%), Andalucía (17,3%), Canarias (15,9%) y Murcia (14,7%). Castilla-La Mancha y Navarra, por su parte, registran un crecimiento inferior a los dos dígitos.

Además de las comunidades autónomas uniprovinciales de La Rioja y Asturias, Burgos, Álava y Soria son las provincias españolas donde se han registrado las variaciones más pronunciadas, todas ellas con incrementos de entre el 60% y el 70%. Cabe destacar también los datos de Lleida y Segovia, ya que ambas han registrado aumentos del 56%.

En el lado opuesto, el análisis de Randstad revela que, además de Cantabria, otras tres provincias han experimentado un descenso de sus contratos de formación en el último año: Guadalajara (-10,4%), Santa Cruz de Tenerife (-1,5%) y Zamora (-0,7%).

1 comentario en "Los contratos de formación se han triplicado en España"

  • comment-avatar
    Álvaro 1 octubre, 2015 (12:08 am)

    Si el contrato de formación no fuese, en la práctica, una mera excusa para no abonar al trabajador el sueldo que le correspondería por el trabajo realizado, podría ser una buena noticia.

Escribir un comentario

Su email no será publicado